Inicio
Buscar:
 
 
PROGRAMA DE PESQUISA DE MEDICAMENTOS ILEGÍTIMOS
 
 
Artículo publicado en “Salud para Todos”. Año 12, n° 123, marzo de 2004
 
 

El Programa de Pesquisa de Medicamentos Ilegítimos (PPMI), desarrollado por la ANMAT, cuenta con profesionales especializados que inspeccionan establecimientos de todo el país, con el fin de combatir la comercialización irregular de fármacos. Su implementación ha permitido que, en los últimos años, el expendio de medicamentos falsificados haya disminuido notablemente.

 

En mayo de 1997, la opinión pública se vio conmovida por la aparición, en los medios masivos, de informaciones a grandes titulares que daban cuenta de la existencia en el mercado de medicamentos ilegítimos. La alarma se extendió rápidamente, y con ella la desconfianza de los consumidores que debían concurrir a las farmacias para adquirir especialidades medicinales.

 

Aunque con cierta dosis de exageración, las noticias revelaban el surgimiento de un fenómeno que cobró gran fuerza en esos días: la aparición de bandas que, en locales no habilitados o simples galpones, producían fármacos destinados al tratamiento de diversas enfermedades, algunas de ellas graves (epilepsia, mal de Parkinson, etc.). La mayoría de esos productos no contenían los principios activos correspondientes, o los poseían en una proporción menor a la autorizada.

 

Pocos días después, y con el objeto de brindar una urgente respuesta ante ese grave problema, se implementó el Programa de Pesquisa de Medicamentos Ilegítimos (PPMI), en el marco de un convenio técnico-científico acordado por la autoridad sanitaria nacional, el sector farmacéutico industrial y las asociaciones profesionales. De esta manera, se otorgó a la ANMAT la facultad de realizar inspecciones en establecimientos de todo el país, a fin de contrarrestar el comercio de medicamentos apócrifos. Estos procedimientos incluyen tanto a establecimientos sanitarios (farmacias, botiquines de farmacia, droguerías, distribuidoras, clínicas y sanatorios privados), como a aquellos que no requieren habilitación de la autoridad sanitaria (kioscos, puestos de feria, distribuidoras mayoristas, etc.).

 

Es decir, a pesar de que la incumbencia original de la ANMAT sólo incluye la fiscalización de los medicamentos en su etapa de producción, mediante este Programa se le otorgó competencia para realizar esa actividad una vez que las especialidades medicinales se encuentran en su etapa de comercialización.

 

Así comenzó un proceso que ya lleva casi siete años. Actualmente, integran el Programa un grupo de profesionales farmacéuticos, asistidos por personal administrativo. También participan funcionarios que realizan tareas de inteligencia, quienes trabajan en forma conjunta con agentes de la Policía Federal, sobre todo en los allanamientos a locales clandestinos.

 

Por su parte, la Justicia también ha asumido su responsabilidad en la investigación de estos delitos. Por una decisión de la Procuraduría General de la Nación (Resolución 54/1997), se formó una Comisión de Fiscales que lleva adelante las acciones de su competencia. Cuando se verifican ilícitos, las actuaciones son derivadas a los Juzgados Federales correspondientes, los cuales se encargan de llevar adelante las actuaciones y penalizar a los infractores.

 

Asimismo, para que las inspecciones puedan realizarse, es necesaria la participación de las autoridades sanitarias provinciales, pues éstas deben extender, en cada oportunidad, una autorización para que los procedimientos puedan llevarse a cabo.

 

Si bien las tareas se iniciaron originalmente con el fin de desbaratar el comercio de especialidades medicinales falsificadas, en los procedimientos que se llevan a cabo también se detectó el expendio de:
 

  •  Medicamentos vencidos.
     
  •  Medicamentos sin número de lote y/o fecha de vencimiento.
     
  •  Medicamentos con número de lote y/o fecha de vencimiento adulterados.
     
  •  Muestras médicas
     
  •  Especialidades medicinales destinadas a comercializarse exclusivamente en instituciones.
     
  •  Productos no autorizados por la ANMAT.
     
  •  Preparaciones que no se corresponden con la definición de preparados magistrales.
     
  •  Medicamentos retirados del mercado por la ANMAT (robados, ingresados al país de contrabando, elaborados por laboratorios no habilitados, que no cumplen con las Buenas Prácticas de Manufactura, etc.).
  •  
     
     
    El Programa en la actualidad
     

    El intenso trabajo realizado por los inspectores de la ANMAT ha permitido que las irregularidades detectadas hayan ido disminuyendo permanentemente desde la puesta en funcionamiento del Programa de Pesquisa de Medicamentos Ilegítimos. Esta conclusión surge de manera inequívoca si tenemos en cuenta que en 1997 se detectaron productos comercializados ilegítimamente en el 76,5% de los establecimientos inspeccionados, mientras que esa situación sólo se registró en el 24,50% de los locales pesquisados durante 2003.

     

    Con referencia al porcentaje referido al año último, aquél surge al calcular que, sobre un total de 2937 procedimientos realizados en distintos locales, en 719 se detectaron diversas irregularidades, según puede observarse en el gráfico que se presenta a continuación (gráfico nº 1).

     
     
    Gráfico nº 1: Resultado de inspecciones del PPMI a establecimientos sanitarios y comerciales (sobre un total de 2937 inspecciones)
     
     
     
     

    El detalle de las irregularidades detectadas en las distintas inspecciones, con respecto a los productos que se comercializaban de manera irregular, es el siguiente (gráfico nº 2):

     
    Gráfico nº 2: Incidencia de cada una de las irregularidades en el total de irregularidades detectadas en inspecciones del PPMI (sobre un total de 719)
     
     
    Irregularidades detectadas en distintas inspecciones % de dicha irregularidad con respecto al total de irregularidades
    Medicamentos vencidos dispuestos en estanterías de venta al público 13,68% de las irregularidades (353,700 kg. de medicamentos vencidos en total)
    Especialidades medicinales adulteradas en su codificación de lote y/o vencimiento 22,93 % de las irregularidades
    Medicamentos cuyo uso y/o comercialización fueron prohibidos por la ANMAT 29,90 % de las irregularidades
    Preparaciones que no se corresponden con la definición de preparados magistrales 2,56 % de las irregularidades
    Medicamentos que carecen de certificado de autorización 19,23 % de las irregularidades
    Medicamentos que carecen de codificación de número de lote 2 % de las irregularidades
    Medicamentos falsificados 2,85 % de las irregularidades
    Muestras médicas destinadas a la comercialización 0,43 % de las irregularidades
    Especialidades medicinales cuyo robo ha sido denunciado 3 % de las irregularidades
    Medicamentos de venta bajo receta o venta bajo receta archivada en establecimientos no sanitarios 2,14 % de las irregularidades
    Medicamentos ingresados de contrabando en establecimientos no sanitarios 1,28 % de las irregularidades
     
     

    Estos operativos derivaron en la publicación de 69 disposiciones, mediante las cuales se prohibió la comercialización y uso de 90 productos medicinales falsificados, robados, ingresados al país de contrabando o no registrados en la ANMAT.

     

    Por otra parte, los funcionarios del Programa participaron en un total de 61 allanamientos en colaboración con la Justicia, lo que permitió la desarticulación de tres laboratorios clandestinos y la detención de 18 personas.

     

    En definitiva, las estadísticas que acaban de reseñarse nos demuestran que, cuando existe un contexto de cooperación entre la administración central y las jurisdicciones provinciales, en base a criterios sanitarios homogéneos y consensuados, las actividades de contralor se cumplen en forma más eficiente. De este modo, el margen de acción de las bandas delictivas y de los comerciantes inescrupulosos se estrecha, y la población recibe de parte de las autoridades un servicio vital. Porque, cuando se trata de medicamentos que no resultan eficaces, no sólo está en juego la buena fe de los consumidores sino, principalmente, su propia vida.

     
     
     
    Avenida de Mayo 869 (C1084AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Argentina - Tel: 54-11-4340-0800